Los cuatro procesos de la globalización

Publicado el

La globalización se ha convertido en una de las influencias más poderosas del siglo. Está afectando a las naciones, los negocios, las comunidades y los individuos.

Las fuerzas económicas globales están causando problemas a los gobiernos, están haciendo que las grandes corporaciones se restructuren y piensen nuevamente sus estrategias y están obligando a las comunidades que compitan por empresas y oportunidades de trabajo.

Cuatro procesos de amplio espectro están asociados a la globalización:

  1. Movilidad: Capital, Gente, Ideas

La tecnología de la información, por ejemplo, hace posible completar transacciones financieras en cualquier lugar, sin desplazarnos a ningún sitio. La gente también tiene esa movilidad, así un hospital de Boston, enfrentado a una falta de enfermeras, las reclutó de Irlanda. Las ideas también se mueven rápidamente: CNN es ahora visto por más de 140 millones de personas en más de 140 países.

La tecnología de la información puede hacer que los lugares sean irrelevantes, así una empresa de Suecia, obtiene su base de datos de rutas y calles a través de una computadora de General Electric en Cleveland.

  1. Todo a la vez

Los bienes y servicios desde ítems alimenticios hasta productos industriales están ahora disponibles en todo el mundo al mismo tiempo. En efecto, la nueva tecnología debe ser diseñada teniendo al mundo entero en la mente, y no un país o mercado determinado.

  1. Múltiples alternativas

Otra implicación de la globalización es la competencia fuera de fronteras y nuevas alternativas para establecer los que intervienen en los negocios. Un ejemplo es la capacidad de los clientes de comprar computadores, libros u otros artículos a través de catálogos, saltándose a los distribuidores y fabricantes locales.

  1. Pluralismo y Descentralización

Las actividades una vez concentradas en un lugar, están ahora distribuidas en otros centros de acuerdo a su experiencia e influencia. Detroit no tiene únicamente competencia de automóviles desde Japón, sino de Ohio o cualquier lugar. New York, antes la capital financiera por excelencia, está ahora unida a Tokyo y Londres.

Lo mismo se aplica a las casas matriz de las grandes corporaciones, cuando estas se empiezan a expandir por todo el planeta, sus actividades se empiezan a repartir de la misma manera.

Estados Unidos es todavía el país número uno de muchas formas, pero en un mundo globalizado es muy difícil monopolizar el poder. Silicon Valley quizás sea todavía el principal centro de alta tecnología, pero el “Silicon Bog” en Irlanda y los “Silicon Jungles” en la India y Singapur lo están alcanzando.

Los estándares de clase mundial

Si su empresa quiere unirse a las de clase mundial, tenga en cuenta los estándares de estas empresas:

Organización alrededor de la lógica del cliente. Ellas alimentan las necesidades y deseos de los clientes con nuevos productos y conceptos de servicio.

Altos objetivos. Estas empresas buscan redefinir su categoría con cada nueva oferta o producto que presentan.

Gente creativa que define sus trabajos ampliamente. Ellas también retan a su gente a aprender nuevas habilidades y a proveer de esa forma las mejores herramientas a la organización.

Rete a la empresa. Ellas permiten que las personas produzcan y actúen sobre nuevas ideas.

Soporte el aprendizaje permanente. Ellas difunden información, hacen seguimiento a sus competidores, se miden contra los estándares más altos y se entrenan permanentemente.

Colabore con sus socios. Estas empresas colaboran con sus proveedores, distribuidores, y clientes permanentemente.

                                                                                                                Moss Kanter Rosabeth, World Class, EBS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *